Datos del Probador
Pablo de las Heras Trabada

Nombre: Pablo
Apellido: de las Heras Trabada
Edad: 30 años
Profesión: Profesor
Primer coche: Opel Astra 1.8 Cosmo
Coche actual: El mismo
Aficiones: Coches, viajar, música y series de la tele

Fotos
Vídeos
Blog de Pablo de las Heras Trabada
Prueba del Toyota Auris HSD 1.8 Advance
15 de julio de 2011

Como mal escritor que soy, voy a empezar por el final: no hace ni 24 horas que ya no tengo el coche, y lo echo de menos. A pesar de ello, nunca me lo compraría. Pero vayamos por partes:

Me traen el coche a casa
Viernes 25

Salva, de Autofácil, me trae el coche sobre las 5 de la tarde. ¡Hasta la puerta de mi casa! Así da gusto empezar la prueba. Me explica un par de cosas básicas (la cámara que graba todos mis recorridos, el localizador GPS, el TomTom y el avisador de radares) y cuando me va a explicar el funcionamiento del sistema híbrido le explico que ya conozco el Prius (eso sí, de la generación anterior), así que ya sé cómo va. Perfecto, rollo que le ahorro :D Entonces me explica brevemente los mandos interiores, damos una pequeña vuelta, hacemos un par de fotos y de vídeos… y le acompaño hasta la estación de tren, donde nos despedimos hasta el siguiente viernes. Después me llevo el coche a casa sin toquetear mucho, que ya tendré tiempo de hacerlo durante toda la semana. Dando una pequeña vuelta me encuentro con dos amigos a los que aprovecho para pasear un poco, y se sorprenden del poquísimo ruido que hace el coche por ciudad.

Distancia recorrida: 8 km. Consumo medio: 6,0 l/100 km. Velocidad media: 12 km/h.

Primer viaje
Sábado, 26

¡Qué día más fantástico! Con un sol radiante y una temperatura estupenda, mi amiga Marta y yo nos dirigimos hacia Molina De Aragón, el Barranco De La Hoz y la zona del Alto Tajo. Para probar el primer día, todo el viaje lo haré en modo "Eco".


Al principio, mi amiga se queda maravillada del silencio a bordo y del montón de "pijaditas" que lleva el coche, sobre todo la cámara de visión trasera. Después, en carretera, según le voy explicando cositas del coche y del sistema híbrido (el cambio automático, el motor, que no hay que enchufarlo…), se da cuenta de que en carretera no es tan silencioso en cuanto llega una cuesta arriba… y es que es un defecto de llevar este tipo de cambio automático.


Yo me acostumbro muy rápido a todos los mandos del coche, incluidos los del volante y el control de crucero. Y me doy cuenta de que la postura al volante es muy buena. Alta, sí, pero a mí me gusta así para poder dominar todo sin estirar el cuello. Pero el acelerador me hace poco caso, y el coche "no tira" lo suficiente. Además, el freno tiene un tacto un poco raro; cosas de la frenada regenerativa, supongo.


Lo malo de esta época del año es que anochece muy pronto, por lo que la vuelta la hacemos casi toda de noche. Lo que nos sirve para comprobar la iluminación: las cortas de xenón bien, las largas son demasiado amarillentas y con el haz un poco disperso. ¿Por qué no poner unas bixenón?


Ya por la noche, lo llevo por ciudad hasta una celebración de cumpleaños. En ella me encuentro a un antiguo compañero de Electricidad, que en cuanto se entera de que tengo el coche me pide que nos demos una vuelta. Flipa con el sistema eléctrico y dice que es el futuro, pero que ya está aquí. Aunque él, que tiene un Clase B también con cambio CVT, dice que su coche no se revoluciona tanto al acelerar.


Distancia recorrida: 365 km. Consumo medio: 5,6 l/100 km. Velocidad media: 64 km/h.


Otro viaje más
Domingo 27

Aprovechando el fin de semana, recojo en Madrid a mis amigos Luz y Antonio, y nos vamos de ruta por la sierra en la zona norte entre Madrid y Guadalajara. Para probar de modo diferente, y ya que va a haber montaña, hago todo el viaje en modo "Power".


Misma operación del día anterior: les enseño las pijaditas y les cuento el sistema (aunque ellos también conocían el Prius II). Se lamentan del tamaño del maletero; menos mal que sólo llevamos lo justo para hacer un picnic y nuestros abrigos.


En este caso, la carretera tiene bastantes curvas, lo que me permite probar un poco el comportamiento (me gusta ir rápido, pero no suelo hacerlo cuando llevo pasajeros). Aunque la suspensión es algo más blanda que en mi coche, tiene un compromiso perfecto entre comodidad y estabilidad. El coche ni se mueve, pero absorbe bien los baches. En el modo "Power" el acelerador me hace muchísimo más caso, pero aún así me parece que el coche tendría que correr más si es cierto que tiene 136 CV.


Tras hacer muchas fotos y vídeos, tanto desde dentro como desde fuera, y recorrer toda la sierra, a la vuelta compruebo que siguen sin gustarme las luces largas. Volviendo por la A-1, y como casi todos los domingos por la tarde cuando hace bueno, pillamos atasco. Aquí compruebo las bondades de la electricidad y del cambio automático: no tengo que preocuparme más que de acelerar y frenar, y además con poco ruido. Ya por el centro de Madrid, más de lo mismo: ideal.


Distancia recorrida: 412 km. Consumo medio: 5,8 l/100 km. Velocidad media: 55 km/h.


A currar… y a pasear
Lunes 28

El lunes llega, y la vuelta al trabajo también. Soy profesor de Matemáticas en un instituto de un pueblo pequeño de Guadalajara (esa asignatura que a todos los niños les encanta). Todos los alumnos se quedan mirando el coche; incluso uno me dice en clase "profe, ¿es que no tenías más pegatinas para ponerle al coche?". Vamos, que llama la atención. Y todos mis compañeros me preguntan qué tal va.


Y, aprovechando que hace un día estupendo, me voy al embalse de Bolarque a comer. ¡Qué gusto comerse un buen bocadillo al sol! Para volver, hago una ruta por el embalse de Buendía, ya en la provincia de Cuenca. ¡Más curvas! Aprovecho que voy solo para ir un poco más rápido, pero sin pasarme (nunca ha saltado el ESP, así que aún se puede ir más rápido). El coche ni se inmuta, aunque los asientos podrían sujetar un poquito más.


Distancia recorrida: 224 km. Consumo medio: 6,3 l/100 km. Velocidad media: 60 km/h.


A trabajar y a clase
Martes 29

Para viajar al trabajo, hay 8 compañeros que compartimos coche. A pesar de que esta semana he llevado el coche todos los días para probarlo, como los martes y jueves es mi turno, recojo a mis compañeros y nos vamos para allá.


Mismos comentarios que con mis amigos: "hala, qué silencioso"; llegamos a la cuesta saliendo de Guadalajara, "hala, qué ruidoso". También flipan con la transición entre los motores, y es que no se nota nada. Pude comprobar también la eficacia de los faros antiniebla, porque había una niebla densa que no dejaba ver nada.


Y en el título digo "a trabajar y a clase". No es una contradicción porque los martes y los jueves voy a clase de alemán. Por tanto, hoy no ha habido tiempo para ir de excursión; sólo un ratito para pasear por Guadalajara capital y hacer algunas fotos en los sitios más bonitos de la ciudad. Compruebo también lo que ya sabía: que ser tan silencioso es un problema para los peatones (menos mal que voy con mil ojos, porque una chica no me oyó y se bajó de la acera sin mirar).


Lo mejor de todo, que en la clase de alemán de los martes siempre nos pregunta por el fin de semana, y claro, cuando me tocó a mí, explicar lo del coche y los viajes con mi alemán de nivel regulero… todo un espectáculo. Mi profesora alucinó cuando dije que mi afición favorita eran los coches, dijo que nunca lo habría adivinado.


Distancia recorrida: 117 km. Consumo medio: 5,5 l/100 km. Velocidad media: 46 km/h.


Al trabajo y de excursión
Miércoles 30

El viaje al trabajo, sin ningún misterio. Pero por la tarde, y ya que mi amigo Javi se había quedado con las ganas de poder venir a la excursión del sábado, quedamos él y yo para hacer otro viajecillo. Esta vez tocó ir a Patones De Arriba y al embalse del Atazar. Él tiene también un Auris, aunque la versión 2.0 D4D y anterior a la remodelación, así que no extrañó nada, sólo los cambio del interior que han hecho con el restyling. Dice también que es muy ruidoso, y que eso no le gusta nada. Además, ve que el consumo es más o menos el que él saca con su coche, por lo que no aprecia mucha mejora.


Después, ya de vuelta en Guadalajara, quedamos con una amiga que está recién operada de una pierna, para que pudiera ver el coche. Le encanta la instrumentación azul y que no se oiga nada en ciudad. Mi amigo Javi aprovecha también para sentarse en todos los asientos para comprobar cómo es su coche de cómodo, ya que dice que nunca ha ido de pasajero. Le gusta.


Distancia recorrida: 266 km. Consumo medio: 5,8 l/100 km. Velocidad media: 52 km/h.


Al trabajo, de papeleo y de mini-excursión
Jueves 1

Los jueves también me toca a mí el coche, por lo que recogí a mis compañeros. Una de ellas también tiene un Auris de los primeros, la versión 1.4 D4D. Mismas explicaciones de todos los días, y mismos comentarios acerca del ruido en las cuestas. Nos llovió a cántaros, lo que me sirvió para comprobar que el sensor de lluvia funciona a la perfección.


Aprovechando que los jueves salgo un poco antes, y que tenía que hacer papeleo para la Junta, tocó viaje relámpago a Azuqueca. Pero luego no llegué a tiempo de entregar dichos papeles a Guadalajara, así que comí rápido y me hice una pequeña ruta por Torija, Brihuega, Cívica y Cifuentes. Quería ir a Trillo, pero se me hacía tarde: tenía que entregar los papeles a toda costa (el plazo acababa el viernes) y además tenía que llegar a mi clase de alemán. Otra vez tocó carretera de curvas, ¡a tope de diversión! El coche sigue sin inmutarse en las curvas, y dado que el ESP nunca me saltó, se puede ir más rápido. Supongo que la estabilidad del coche y las ruedas 215/45 de 17 pulgadas también ayudan.


Distancia recorrida: 252 km. Consumo medio: 6,3 l/100 km. Velocidad media: 66 km/h.


Esto se acaba…
Viernes 2

El viaje al trabajo, sin novedad. Di una vuelta con un compañero del insti que está pensando en cambiarse de coche, y dijo que iba maravillosamente aunque lo notaba "falto de tirón".


Como sobre las 6 volvía Salva a recogerme el coche, aproveché para hacer unas fotos y vídeos del interior, y fui a lavarlo para devolverlo medianamente limpio, que con la lluvia del día anterior había quedado un poco sucio. Compruebo que el blanco perlado es muy bonito, pero difícil de limpiar.


Últimos toqueteos y comprobaciones interiores: el tapizado del techo en su unión con el parabrisas podía estar mejor resuelto (cabe un dedo), las puertas están muy bien terminadas y su parte superior es blandita, la tapa de la guantera superior también es blandita aunque por la parte inferior también sobra demasiado espacio en su ajuste… Eso sí, durante toda la prueba no he escuchado ni un ruidito de desajuste, bien por Toyota.


A las 6, Salva se lleva "mi" coche. Snif… :'(


Como aún es pronto, aprovecho para sacar el mío, que lleva una semana parado. ¡Me parece que vuela! Y eso que tiene casi la misma potencia que el Auris: 140 CV (136 el Auris). El Auris me parecía que se quedaba algo corto, pero subiéndome al mío justo después de dejar el otro, veo que no es sólo una sensación. Los CV del Auris no sé dónde estaban. Distancia recorrida: 153 km. Consumo medio: 5,9 l/100 km. Velocidad media: 55 km/h.


En resumen...

Total, que he hecho 1797 km en una semana. No está mal… Vamos, que he echado las suficientes horas en el coche como para formarme una buena opinión.


¿Puntos a favor? Lo silencioso que es en ciudad, lo suave que va todo, el acabado general y los ajustes parecen sólidos (con algunos detalles mejorables), el equipamiento es bastante completo, el ahorro en consumo se nota (1 litro menos que el mío, y eso que he hecho casi exclusivamente carretera, y donde más ahorrará este coche es en ciudad).


¿Puntos en contra? Lo ruidoso que es al acelerar, el cambio automático sin marchas no me gusta, la poca autonomía en modo eléctrico, el maletero es muy pequeño por culpa de las baterías, tiene poca potencia para mi gusto.





bridgestone Demac