Datos del Probador
José Ramón Nieto Pino

Nombre: José Ramón
Apellido: Nieto Pino
Edad: 49 años
Profesión: Comercial
Primer coche: Renault R5
Coche actual: BMW 530 D
Aficiones: El deporte y la cocina.

Fotos
Vídeos
Blog de José Ramón Nieto Pino

Estimados lectores de Autofácil,


He de agradecer a la revista y a su equipo el que me hayan seleccionado para probar este vehículo híbrido, del cual había oído comentarios, pero que nunca podría imaginar que iba a conducir.


Quiero deciros antes de nada que os estoy totalmente agradecido, y que los comentarios que voy a realizar están hechos con todo el cariño, de una forma constructiva y con total sinceridad, ya que por mi forma de ser no valgo para decir otras cosas que no sienta o no sean verdad.


El viernes por la tarde Salva se presentó en Valladolid a entregarme el vehículo. La verdad es que me sorprendió el look. Cuando lo vi, creí que era el coche de Carlos Sainz. Es lógico, este vehículo esta cedido por una marca, y patrocinado por Autofácil y el resto de empresas que han aportado algún elemento para la prueba, las ruedas, el navegador, la cámara...en definitiva un look muy deportivo y comercial.


Lo primero que me sorprendió nada más subir al vehículo, fue su cámara en el espejo retrovisor, que se activaba al meter en el selector la marcha atrás, y poder salir de dónde estaba aparcado el vehículo. Lo siguiente que me sorprendió fue, como se ha dicho ya, la ausencia de ruido, y sobre todo la suavidad en el modo de eléctrico, que por cierto es circulando a menos de 40 km. por hora y no durante más de 2 km. de distancia.


Este aspecto aunque me gusto muchísimo, aunque me parece que se tiene que mejorar bastante, ya que lo ideal sería que las personas que circulan por ciudad habitualmente pudieran disfrutar de poder hacer más kms. en modo eléctrico, por consumo y por contaminación ambiental.


Cuando dejé a Salva, el redactor de Autofácil, en el Ave, antes de continuar, paré unos minutos a examinar detenidamente el Toyota Auris, y vi que además de venir equipado tecnológicamente muy bien, se le habían añadido otros extras como una cámara fija de grabación continua en el parabrisas delantero (sin audio), un navegador Tom Tom, un detector de radares Only You, un localizador gps, que detectaba continuamente dónde te encontrabas en ese momento...vamos que parecía que el interior del coche era la sala aquella en la que se metían los concursantes de gran hermano.


Por dentro estaba equipado de forma bastante completa. Me sorprendió la amplitud interior, sobre todo en la parte delantera, el espacio, ya que yo mido 1,95 m. y entraba holgadamente en el habitáculo. El diseño del salpicadero me pareció muy moderno, aunque el acabado de los materiales me pareció muy normal. Me gustó mucho la gran cantidad de información que ofrece el display, tales como consumo medio, instantantáneo, velocidad media, kms. recorridos, combustible que queda traducido a kms. por hacer....etc. El incorporar el manos libres también me encantó ya que por mi trabajo recibo bastantes llamadas y me parece un sistema de seguridad básico.


El fin de semana fue tranquilo, ya que habitualmente soy viajante y el sábado y domingo no suelo coger el vehículo, por aquello de descansar. Únicamente fui el sábado ha hacer unas compras y poco más.


La verdadera prueba empezó el lunes, porque como ya dije anteriormente, soy comercial de una empresa de mamparas de baño y ducha, y fui a visitar a mis clientes repartidos por la geografía de Castilla-León. El primer destino era Miranda de Ebro, a 208 km. de Valladolid y viajando por autovía y autopista. La verdad que el tipo de conducción por este tipo de vías no requiere una especial preparación, más que nada por la monotonía y por la ausencia de curvas en las vías de mi región. Lo puse en modo Eco y en Power y utilicé el limitador de velocidad. El viaje fue bastante bien, aunque noté los asientos que no envolvían bien y un poco duros para mi espalda.


Al llegar a la ciudad, estuve visitando varios clientes, y la verdad es que me sorprendió que todo el mundo se quedaba mirando el vehículo, parecía que más que llevar un Toyota Auris, llevaba un Ferrari o algo parecido, que la gente no estaba acostumbrado a mirar. Es el efecto de la publicidad bien puesta sobre un fondo blanco (de eso entiendo un poquitín...). Fui moviéndome en modo Eco, y vi que a la salida de rotondas, determinados sitios comprometidos, de stop con gran afluencia de tráfico..etc, se queda muy corta la respuesta de salida y hay que poner el modo Power, aún estando en plena ciudad, por que si no el coche no tiene suficiente respuesta de salida y compromete un poco la seguridad propia y la del resto de conductores.


El resto de los días fuí alternando ciudad, carreteras principales, secundarias y autovías, hasta completar 1.615 km. en una semana. Y la verdad es que la conducción en carretera, no fue de mi total satisfacción, ya que al acelerar, parece que acelera uno en vacío y se revoluciona el coche de una forma desorbitada, tanto que parece que no vas a poder adelantar al vehículo que te precede. También noté ciertas vibraciones, que habitualmente en mi vehículo personal no tengo y eso que el mío ya tiene bastantes años.


El maletero me pareció muy pequeño, tanto para una familia que tenga que viajar con un equipaje para cuatro personas como para mí, que normalmente para trabajar suelo llevar cajas con catálogos y kits de reparación del producto que comercializo, y no me entraba todo en el maletero, teniendo que usar los asientos traseros y quedando a la vista de la gente una vez que aparco y comprometiendo la privacidad y seguridad del interior del vehículo.


En definitiva la experiencia me pareció positiva, desde el punto de vista del aprendizaje y por contrastar otras tecnologías con las actuales. Habitualmente conduzco un vehículo de los denominados premium (Bmw 530 d), y suelo hacer bastantes kms. por carretera y a la vez por ciudad. De momento si tuviera que comprarme un vehículo, que de hecho voy a realizar en breve, optaría por otro vehículo de las características del mío. Y si en un futuro mejora un poco más la tecnología híbrida, pues la verdad que quizás cambiaría de opinión y me encantaría poder conducir por consumo y ecología un coche híbrido. RecibiD un fuerte abrazo.




bridgestone Demac