Datos del Probador
Laura Vargas Nogales

Nombre: Laura
Apellido: Vargas Nogales
Edad: 32 años
Profesión: Teleoperadora
Primer coche: Citroen ZX 1.4i
Coche actual: Sigo con el mismo
Aficiones: Leer, escuchar música, pasear, viajar en coche y realizar rutas gastronómicas con amigos

Fotos
Vídeos
Blog de Laura Vargas Nogales

Una vez me entregaron el coche con 35.810 km y me explicaron el funcionamiento del mismo, mi primer pensamiento fue el de haber avanzado en el tiempo más de una década, ya que en mi mente no tenía la más remota idea de que pudiera conducir algo parecido en el presente.


Mi primer contacto con la conducción fue en el modo totalmente eléctrico ya que tenía especial ilusión de conducir un coche sin ningún tipo de ruido y la impresión fue muy grata, ya que callejear en dicho modo es una delicia por facilidad y suavidad de marcha y maniobra. Eso sí, el único inconveniente viene de la mano de los peatones, ya que al no escuchar el coche muchos se cruzan delante de él y en este caso tienes la necesidad de estar más en alerta que en un coche con motorización diesel o gasolina.


Una vez habituada a la conducción “peculiar” del coche, ya que resulta curiosa a la vez que sencilla gracias a esa mini-palanca, procedí a la utilización normal y útil para lo que necesito el coche, que es ni más ni menos que para ir a trabajar. Mi puesto de trabajo está a unos 20 km de mi domicilio y para llegar a él me desplazo por una carretera comarcal con muchas curvas. En esta situación el coche es muy cómodo, ya que al tener una suspensión firme las curvas las toma fácilmente y con el “modo Eco” activado, los consumos rondan los 4 litros a los cien, llegando en algunos puntos a ponerse a cero en frenadas, cruces y velocidades bajas.


Ahora le toca el turno al depósito de gasolina, ya que recibí el coche con dos rayitas de gasolina y de tanta vuelta para probar el coche ya me pedía un poco de combustible. El depósito se lo llené hasta arriba. En total unos 36,27 litros y unos 48 euros.


Uno de los días me pidió mi marido que me llevara el coche al instituto donde imparte clases de mecánica para mostrárselo a sus alumnos y darles una clase teórico-práctica sobre el funcionamiento del sistema híbrido del coche.

En dicha clase les comentó que ...(esto lógicamente me lo ha dicho él) :


La mecánica del coche no tiene que ver nada con un coche convencional, ya que incluso el motor de gasolina no es de ciclo Otto, como la gran mayoría de los coches que circulan, sino de ciclo Atkinson. Posteriormente hablamos de los dos motores eléctricos que lleva, uno de ellos el generador y al final sobre la transmisión e-cvt que es de tipo epicicloidal y que no existe un cambio de velocidades como en una transmisión automática ni un variador (CVT) convencional, y ya en esto pusieron unas caritas, porque les costaba trabajo entender por qué no tenía una caja de cambios con velocidades y cómo algo tan "sencillo" puede resultar tan extraño... Preguntaron mucho y las preguntas más usuales fueron referentes a la transmisión y funcionamiento en modo eléctrico-híbrido-gasolina.


Una vez en el coche les enseñé la ubicación de las baterías y el protocolo de precauciones para su manipulación-reparación, les enseñé ya en la parte delantera la ubicación de componentes eléctricos de alta tensión,como el conjunto convertidor-inversor que alimenta los motores y algunos elementos más del sistema.


Sobre el funcionamiento del coche, les dí una vuelta a cada uno por el patio del instituto y las caras de asombro fueron espectaculares, sobre todo cuando el coche se movía sin ruido ninguno, la minipalanca del cambio de marcha, y sobre todo... y con la edad que tienen, les gustó mucho la cámara de visión trasera con la pantalla en el retrovisor. Después de esta prueba les pregunté a ellos por la experiencia y la opinión del coche, y todos, absolutamente todos se pusieron de acuerdo en que tenían otra visión de los híbridos (para bien) y que a partir de ahora los verían como una buena opción de compra y por supuesto, lo mirarían con otros ojos, con los de conocer y valorarlo realmente cuando se crucen con uno...”


Durante dicho trayecto de unos 60 km desde mi casa, el coche realizó unos consumos entre cuatro y cinco litros a los cien de media, donde la mayoría del trayecto era autovía y la velocidad rondando entre 100 y 110 km/h.


Ya de compras pude comprobar el principal defecto del coche, y no es otro que el maletero tan reducido que tiene en comparación con otros coches de similar tamaño. Aunque en parte es comprensible, porque en algún sitio hay que colocar las baterías ¿no?. De todos modos para una compra en el supermercado siempre y cuando no sea muy grande funciona. El problema grave vendría cuando se tenga que realizar un viaje con cuatro adultos con sus correspondientes maletas...


El domingo tocaba ya dejar de trabajar y pasear un poco por Sevilla capital, y en dicho hábitat urbano es donde el coche se mueve como pez en el agua, callejeando, parando en semáforos, mirando por esos grandes retrovisores y aparcando fácilmente gracias a esa fantástica cámara de marcha atrás con la pantalla en el retrovisor. Eso sí, todo con tacones, con lo cual lo hace el coche ideal para utilizarlo con dicho calzado. Mientras tanto, el consumo superreducido debido principalmente a que la mayoría del tiempo funciona totalmente eléctrico y en muy pocas ocasiones arranca el motor de combustión.


Aprovechando el día 1 de noviembre, nos pusimos de acuerdo nuestro grupo de amigos y nos fuimos a realizar un trayecto de senderismo por la sierra. Un deporte ecológico con un coche ecológico. Durante el trayecto nos topamos con todo tipo de carreteras y en este terreno es donde el coche ofrece menos diferencia con un coche normal, ya que cuando se trata de realizar muchos kilómetros por carreteras sin atascos, amplias, con tráfico reducido y muchas pendientes a velocidades superiores a los 100 km/h los consumos se disparan rondando los 7 litros a los cien, además de que el nivel sonoro del coche es mayor debido al aumento de las revoluciones del motor de gasolina. Eso sí, el botón “PWR mode” ayuda muchísimo en los adelantamientos dándole una potencia extra bastante considerable.


En dicho viaje tuve que repostar de nuevo, 725 km después, algo muy a tener en cuenta y más cuando los últimos 200 km los realicé en carreteras poco propicias al consumo del coche.


956 km después llegó la despedida, con una muy buena sensación sobre el coche y una imagen sobre el mismo más consolidada. En conclusión creo que es el coche ideal para ir al trabajo, de compras y callejear con el, siendo la mejor opción como segundo coche familiar, ya que debido principalmente al espacio del maletero, quedaría muy corto como único coche. En fin, el coche y la experiencia me han encantado y espero volver a repetirla algún día, eso si, si el coche es mío mucho mejor. ¡Gracias Autofácil!





bridgestone Demac